La primavera, en concreto, los meses de marzo, abril y mayo, es la mejor época para plantar tomates, así que en esta ocasión te traemos 10 secretos para conseguir la mejor cosecha de tomate. Síguelos y logra unos estupendos tomates.

1. Elige un punto luminoso para la plantación

Planta los tomates donde vayan a obtener al menos 10 horas de luz en verano. Y deja espacio entre las plantas para que circule el aire.

2. Rota la tierra

Alterne el lugar de plantación del tomate para disminuir el riesgo de enfermedades del suelo como la mancha bacteriana y tizón temprano.

3. Escoge las mejores plántulas

En la compra de plántulas de tomate, cuidado con los frondosos verdes con sistemas de raíces pobres. Estos languidecen semanas antes de crecer.

4. Espera hasta las primeras hojas verdaderas

Planta las plántulas de tomate hasta las primeras hojas verdaderas. Así, nuevos raíces brotarán con rapidez en los tallos. Más raíces significa más frutas.

5. Dales agua profundamente pero con poca frecuencia

Remoja la cama de tomate una vez a la semana o cada cinco días en pleno verano. Echa el agua directamente al suelo, no en las hojas, de lo contrario se queman.

6. Limpia la planta

Poda las ramas no fructíferas. De esta manera dirigirás la energía de la planta de tomate en una fruta cada vez más grande y mejor.

7. Usa estacas altas

Usa estacas de más de un metro para las variedades de tomate indeterminadas. Ponlas en las estacas al trasplantarlas para evitar daños.

8. Añade compost y recorta

Mientras el primer fruto esté madurando, fomenta un nuevo crecimiento agregando compost alrededor del tallo y recorta algunas de las hojas superiores.

9. Planta de nuevo

Tres semanas después de plantar los primeros tomates, pon otro conjunto de modo que toda su cosecha no venga a la vez.

10. Recoge la fruta madura, pero sin pasarte

Tomates que son demasiado maduros pueden ser harinosos. Recóge la cosecha cuando los tomates estén de tamaño completo y tengan buen color.