La alubia de Tolosa vive este fin de semana su gran fiesta anual. El concurso de productores fue el acto central de la jornada de ayer, en el que José Mujika, de Legorreta, ganó por segundo año consecutivo, y Joaquín Solbes, de Irun, se llevó por 2.200 euros el celemín (3 kilos) de esta legumbre, en la subasta benéfica posterior al concurso.

Desde las ocho de la mañana, en la plaza del Triángulo, el restaurador Roberto Ruiz, del restaurante Frontón, con la colaboración de Félix Belaunzaran y Peio Doyharzabal, se encargó de cocinar las babarrunas que han cultivado los 22 concursantes y que aspiraban a convertirse en las mejores alubias de 2010. Todas las legumbres se elaboraron a la vez y de la misma manera, con el agua, la sal y el aceite como únicos ingredientes.


No te puerdas


Las Mejores Recetas de Internet

Disfruta, disfruta y disfruta,  comer bien es un placer!

Se trataba de evaluar la calidad del producto, porque el de ayer no era un certamen gastronómico. El jurado compuesto por Aizpea Oihaneder, del restaurante Xarma de Donostia; Casilda Giraldes, de restaurante El Rancho de Segovia; Sonia Tapia, del restaurante Frontón de Tolosa; Joxean Eizmendi, del Illarra de Donostia y Rubén Trincado, del Mirador de Ulia, de Donostia, debía valorar las cuatro características de la alubia de Tolosa, tales como la piel, la textura, el caldo y el sabor.

El portavoz del jurado Josean Eizmendi señaló que año tras año mejora la calidad del grano de alubia y que el nivel fue en general muy alto, aunque se notaron algunas diferencias entre unos granos y otros. «Los dos primeros premios son de una calidad muy similar, aunque el resto tampoco desmerecía», indicaba Casilda Giraldez.

Tras el concurso, se celebró la tradicional subasta del celemín. En esta ocasión fue Joaquín Solbes, de Irun, quien pujó más alto. «Nos dedicamos a comestibles delicatessen y en breve abriremos un nuevo establecimiento en Tolosa. La subasta es una manera de darnos a conocer, pero sabemos que esta ciudad es una gran impulsora de la gastronomía y de los buenos productos, por lo que creemos que nosotros encajaremos aquí de pleno», comentaba.

Feria con sacramentos
El concurso de productores se acompañó en la misma plaza con una feria especial, donde se podían adquirir entre otros alimentos, los ‘sacramentos’ que tradicionalmente acompañan en la mesa a las alubias de Tolosa. No faltaron las guindillas de Ibarra, el chorizo, la costilla, el tocino y numerosos puestos con las afamadas morcillas y mondejus de la zona del Goierri.

Degustaciones
La Cofradía de la Alubia de Tolosa tampoco faltó al evento y se dedicó durante toda la mañana a ofrecer una degustación gratuita de alubias. Para ello, se prepararon más de 25 kilos, que se repartieron en más de 800 raciones. Bajo la misma carpa, también se degustaron los judiones de la granja de Segovia, con todos los sacramentos incluidos en el potaje (tocino, morcilla, chorizo y orejas).
Una manera de cocinar las alubias muy distinta a la que los tolosarras están acostumbrados, pero igualmente cosecharon un gran éxito entre el público asistente. Con las degustaciones de alubias y de judiones de la granja, muchos fueron comidos a casa y sin duda, fue el mejor almuerzo para hacer frente al frío de ayer en Tolosa.

Fuente: diariovasco.com