Muchas personas piensan en los residuos de alimentos como una sustancia benigna. Sin embargo para compostar la comida correctamente, se necesita luz y aire. Se estima que desperdiciamos un tercio de los alimentos que compramos cada semana, por lo que con estos consejos podrás ayudar a tu economía a la vez que al planeta.

1. Haz tu lista de compra

Planifica el menú de tus comidas para la semana. Revisa los ingredientes en tu nevera y armarios, a continuación, escribe una lista de compra solo con los productos que necesitas.

2. Cíñete a la lista

Lleva tu lista contigo y cíñete a ella cuando estés realizando tu compra. No te dejes tentar por las ofertas y no hagas compras cuando tengas hambre, si no, vas a volver con más de lo necesario.

3. Mantén una nevera saludable

Compruebe que las juntas de la nevera son buenas y comprueba la temperatura. Los alimentos deben ser almacenados entre 1 y 5 grados centígrados para su máxima frescura y longevidad.

4. Aprovecha la comida

La fruta que ya está muy madura se puede convertir en batido o tarta de frutas. Las verduras que empiezan a marchitarse se pueden hacer en la sopa.

5. Utiliza al máximo tus sobras

En vez de tirar los restos a la papelera, ¿por qué no usarlos para ingredientes de mañana? Le podríamos añadir un poco de atún a la pasta y hornearla. Una cucharada de verduras cocidas puede ser la base para un guisado.

6. Sirve pequeñas cantidades

Sirve pequeñas cantidades de comida. Esto es especialmente útil para los niños, que rara vez se estima cuánto pueden comer a la vez. Las sobras se pueden enfriar, almacenar en la nevera y utilizarlas otro día.