Cerveza artesanal Ttantta. Filosofía de un proyecto cervecero único

En los últimos años ha surgido en todo el mundo una fiebre por la producción artesanal. La cerveza no ha quedado fuera de esta nueva moda y ha sabido reinterpretarse en cada una de sus nuevas producciones.

Un proyecto con muy buenas críticas por su trayectoria y sabor es la nueva cerveza artesanal Ttantta, una cerveza con procedencia vasca y que intenta aunar el arte y la cerveza en un solo camino.


No te puerdas


Las Mejores Recetas de Internet

Disfruta, disfruta y disfruta,  comer bien es un placer!

La idea surge hace algún tiempo con la intención de crear una cerveza propia que además da cabida a proyectos de arte propio y local a través de sus etiquetas y sus botellas.

Ttantta es una marca de cerveza artesanal local que utiliza sus botellas como escaparate para artistas de varias disciplinas. Su primera tirada, Horia, es una cerveza rubia elaborada por Basqueland Brewery Project y en su etiqueta aparecen obras de tres pintores.

Federico Pacha, aficionado a crear su propia cerveza, quiere que el producto «sea un escaparate, que sirva para ayudar a los artistas a dar visibilidad a sus obras».

Hay tres tipos de etiquetas, una por cada pintor: el fallecido Iñaki Epelde, Frederic Gutierrez Barde y Aitor Ruiz de Egino. En el anverso tiene una gota amarilla que representa el tipo de cerveza que es.

Es así que el Basqueland Brewing Project inicia su andadura y se da a conocer con obras de varios pintores hace ya algún tiempo.

En una primera tirada han conseguido vender una cerveza suave pero con carácter a un precio muy asequible y que les ha permitido continuar con el proyecto de forma autónoma. La historia está aún por escribirse.

Evolución del propio proyecto Basqueland Brewing Project

El éxito de la primera serie de trabajos ha hecho que los creadores de este proyecto innovador continúen trabajando para mejorar y reinventarse en sus nuevas creaciones. La idea es que cada una de las tiradas que vayan saliendo al mercado sean únicas.

Esto se consigue de una forma muy sencilla. Van a buscar artistas y les van a comprar sus creaciones al precio que deberían obtener en el mercado.

Con un barril pueden dar una tirada nueva que se estima en unos 2.500 nuevos botellines. Esto consigue un doble objetivo.

Por un lado, dar a conocer a los artistas locales a través de cada uno de sus proyectos y, en segundo lugar, hacen más sencilla la promoción de ciertos artistas a través de sus creaciones en las etiquetas.

En cada una de las tiradas buscan una fabricación propia y diferente. Si bien en el primer proyecto consiguieron lanzar una cerveza rubia y suave, en esta segunda han buscado conquistar a los paladares más exquisitos con una cerveza con mucho más cuerpo.

Una cerveza tostada y con un sabor característico que busca una promoción de primer nivel para un sabor y un proyecto también de primer nivel.

Las primeras tiradas se han vendido con gran éxito en pequeños comercios del País Vasco, solo en tiendas especializadas, así como en la web de dastatu.com especializada en la venta online de productos gastronómicos de primer nivel, pero el proyecto sigue creciendo hasta pasar a ser un éxito en algunas ferias nacionales de cerveza.

Apostar por una cerveza artesanal y única a la vez que se potencia el comercio local y el arte propio es un objetivo ambicioso, pero es también una apuesta por un modelo diferente y que ha llegado para quedarse.