Las castañas son un alimento que tiene múltiples beneficios para la salud. Por ello es muy recomendable consumirlas frecuentemente, sobre todo ahora que es la mejor época para hacerlo. Entre otras cosas, la castaña contiene en su interior una gran cantidad de agua. De hecho, la mitad de su peso corresponde a dicho líquido. Además, tiene muchos hidratos de carbono, así como fósforo, calcio, hierro, potasio, magnesio y vitaminas B y E.

Debido a su contenido, las castañas son sumamente recomendables para aquellas personas que practican algún deporte o alguna actividad física que implique un gran esfuerzo, para los niños y los estudiantes. También es un buen alimento para los que sufren de anemia, cansancio crónico y niveles moderados de desnutrición.

Gracias sobre todo a las vitaminas que contiene, el consumo de castañas nos ayuda a tener una piel mucho más sana, hidratada y bella, además de que protege al sistema nervioso. Debido a ello es que muchas cremas para el rostro contienen extractos de castañas. Por si fuera poco, este tipo de alimento también aporta beneficios a la salud del pecho y a la apariencia y funcionamiento de los ojos.

Por el fósforo, las castañas fortalecen los dientes y los huesos del cuerpo. También son de gran ayuda para las personas que tienen problemas para conciliar el sueño, ya que el triptófano que contienen es un buen elemento para combatir el insomnio.

Por su parte, el potasio de las castañas regula la retención de líquidos, además de que es un elemento esencial para tratar problemas o trastornos renales.

Finalmente, aunque generalmente se piense lo contrario, las castañas favorecen la digestión y el buen funcionamiento intestinal, debido sobre todo a su alto contenido en fibra.

Asimismo, son excelentes para contrarrestar la presión arterial alta y problemas cardiovasculares. Como lo decíamos, las castañas son buenas para deportistas y estudiantes porque ayudan a regenerar los músculos, combatir el cansancio y a tener una gran memoria.

Sin embargo, cabe mencionar que las castañas deben ser consumidas con cuidado. Aunque se recomienda ampliamente su consumo frecuente, lo cierto es que también debemos tener cuidado sobre la cantidad del total que comemos. Debido a su gran contenido en hidratos de carbono, el consumo excesivo de este alimento puede producir malestar estomacal.

Lo mejor es comerlas crudas ya que de lo contrario pueden perder sus grandes beneficios y no ser efectivas para la salud.

Recibe un codigo de 7% de descuento en tu primera compra
al suscribirte a nuestro blog recibiras el codigo en tu correo electronico
Marketing by