La Bodega Gañeta elabora txakolí cuya marca es igualmente Gañeta. La bodega fue fundada en 1992, situada entre junto al Caserío Agerre-Goika, entre los barrios de San Prudencio y Askizu, en la comarca Urola-Kosta del municipio guipuzcoano de Getaria.

Una larga tradición familiar predestinó en la elaboración del txakolí a Julián Ostolaza, quien prepara y equipa una modernísima bodega, cuyo origen se encuentra en el siglo XIX. El abuelo Manuel inició la producción para el consumo propio, continuada en el siglo XX por su hijo José María.

Esta afición provocó que sus descendientes siguieran con esta tradición artesanal, pero con una decidida proyección comercial en pleno siglo XXI.

Los productos

El txakolí es de color verde pálido, con ribetes amarillo claros y ciertos niveles de aguja, transparente y brillante.

En cuanto a sus aromas, son frutales, que recuerdan a cítricos y frutas exóticas. En boca, tiene un ataque punzante por sus niveles de aguja y graso. El paso por boca es redondo, agradable y persistente. Final intenso y ligeramente ácido. El grado alcohólico medio es de entre 10º y 12º. Es recomendable consumirlo fresco, a un temperatura de 7º.

Cómo se elaboran los productos

La Bodega Gañeta cuenta con depósitos de acero inoxidable con control de temperatura en fermentación, a 18º.

El txakolí se elabora a partir de uvas de la variedad Hondarribi Zuri, el 98% y Gromancen, el 2%. Amas variedades son procedentes de viñedos propios, siendo sometidas a un control sanitario y de maduración de acuerdo a las muy altas exigencias de calidad.

Cuenta con la Denominación de Origen Txakolí de Getaria.