El pasado mes de mayo, la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) organizó, por quinto año consecutivo, el Pabellón Agrupado Español en la que se alza como una de las dos ferias más importantes de alimentación en China y punto de encuentro de gran interés para importadores y
distribuidores de todo el país: Sial China.

La participación en la feria se enmarcó en el contexto del Plan China de Productos Agroalimentarios, en el que participan de forma conjunta todos los organismos de promoción exterior del país (ICEX, MARM, Cámaras de Comercio y organismos de promoción de CC.AA), con el objetivo de realizar una intensa promoción conjunta de los alimentos y bebidas españoles y aumentar el conocimiento de la oferta alimentaria española en el país asiático. 2010 es el cuarto año de puesta en marcha del citado Plan.

Recientemente, se ha procedido a la renovación del mismo por tres años. Los resultados de la participación española en el certamen pueden calificarse de exitosos, sobre todo teniendo en cuenta las circunstancias actuales ya que cuantitativamente se ha duplicado en número de empresas participantes respecto a 2008 y, cualitativamente, en el mercado chino empiezan a destacar otros productos españoles además de los tradicionales (vino y aceite de oliva). Así empresas como 1880, Delfín, Campofrío, Pascual o Lacasa han tenido bastante aceptación y atención por parte de los visitantes.

“Todos somos conscientes del enorme potencial que China va a representar para los productos alimentarios españoles pero no hay que olvidar que es un mercado muy complicado desde el punto de vista normativo y cultural y que no todas las empresas están
preparadas para abarcarlo ya que es de largo plazo”, apunta Jaime Palafox, Director de Promoción Exterior de FIAB.

La evolución de las exportaciones de productos agroalimentarios a China alcanzaron en 2009 un valor de más de 198 millones de euros lo que supone un crecimiento en valor del 73% en relación con el año anterior y las cifras parciales de este año muestran que la tendencia continúa. Según Palafox, “China es un país en el cual se está realizando un importante esfuerzo promocional que está viéndose acompañado por Se ha duplicado la presencia de empresas españolas en SIAL 2010 respecto a 2008

China: un mercado con enorme potencial para los productos alimentarios españoles un crecimiento de las exportaciones. Sólo en los últimos 5 años, las exportaciones a este país han aumentado un 64%”.

Cabe destacar el caso de los productos cárnicos que se han convertido en poco tiempo en una de las primeras partidas de exportación. Según la Oficina Económica y Comercial de España en Shanghai, el mercado de Honk Kong se ha convertido en el
mayor destino de las exportaciones españolas de carne porcina fresca a países no U.E.
Este giro pone de manifiesto que partes del cerdo que no son apreciadas en nuestro país tienen éxito en China donde logran sacarle un mayor valor añadido.

La celebración de SIAL China coincide en el tiempo con la exposición universal EXPO SHANGHAI 2010, que ha dado comienzo en mayo.

Otras actuaciones en el exterior: Cibus Parma y PLMA Amsterdam
La mejora del conocimiento y de la imagen de los productos españoles en el extranjero, junto al auge que está teniendo en la actualidad la gastronomía española, son aspectos por los que FIAB apuesta y, al mismo tiempo, contribuye con cada una de sus
acciones. Esos mismos factores son los que han favorecido, en gran medida, que por primera vez en la historia la industria de alimentación y bebidas consiga una balanza comercial positiva.

Según los datos del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), el año 2009 cerró con un superávit en el saldo comercial de 266 millones de euros, alcanzando el valor de las exportaciones los 15.052 millones de euros y situando la tasa de cobertura en 102.

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) coordinó, también en el mes de mayo, la participación de empresas españolas en las ferias Cibus Parma y PLMA Amsterdam, dos citas de sumo interés también para la industria española
pues el 70% de las exportaciones alimentarias de nuestro país recae en los países de la U.E.