Cómo se embotan las guindillas de Ibarra paso a paso

Las guindillas de Ibarra son un producto local delicioso que se produce principalmente en el municipio de Ibarra, Gipuzkoa. Tal y como os comentamos en este post dedicado a este producto, se trata de un alimento que posee el sello de calidad Eusko Label.

En este post vamos a enseñaros a preparar estas guindillas o langostinos de Ibarra de una forma diferente: vamos a aprender a embotar las guindillas de Ibarra.


No te puerdas


Las Mejores Recetas de Internet

Disfruta, disfruta y disfruta,  comer bien es un placer!

Las guindillas encurtidas nos permitirán preservar el producto para poder consumirlo cuando nos plazca, además de que le otorgará otro sabor a las guindillas frescas.

Las piparras son recolectadas en sus primeros estados de maduración cuando aún conservan un sabor dulce que se ha convertido en el favorito de muchos. Aquí conocerás todo el proceso de envasado de este popular Langostino de Ibarra.

guindillas de Ibarra frescas embotadas
Ciclo del proceso de la guindilla previo envasado

Este proceso de las piparras de Ibarra puedes llevarlo a cabo sin problemas en la huerta urbana o maceta.
En caso de que la guindilla se resista a la germinación comprar los plantones será una buena opción.

  • El inicio del ciclo es en el mes de marzo cuando se siembran las semillas de las piparras recolectadas el año anterior.
  • En mayo se plantan, estas plantas no requieren cuidados exhaustivos, son resistentes, crecen rápidamente y con frutos abundantes.
  • En julio cuando la planta mide unos 30 centímetros se procede a la recolección.
  • En agosto se realiza el envasado hasta que puedan ser consumidas.
  • En noviembre ya los frutos están disponibles para su consumo encurtido, con los que podrás preparar deliciosas preparaciones.

¿Qué guindillas escoger para su posterior embotado?

Cuando es momento de recolectar las piparras de Ibarra lo ideal es escoger frutos que midan entre 6 y 12 cm de largo. Más pequeñas no se aprovecharán, mientras que más grandes pueden estar picantes y con una piel gruesa que es desagradable al paladar.

Al recolectarlas en el momento justo presentan una textura suave y brillante con un sabor dulce y tierno. Estos langostinos de Ibarra no se cortan, solo debes doblar el rabito del fruto por el extremo más cercano a la planta hasta que se parte por si sola.


Ingredientes para el envasado de guindillas de Ibarra

Guindillas de Ibarra frescas, la cantidad que queráis
• Envase de cristal con tapa
Vinagre de vino blanco o de manzana (dependiendo de los gustos)
• Sal
• Agua
Aceite de oliva virgen extra

Cómo embotar las guindillas de Ibarra:

  1. Preparar las guindillas de Ibarra en conserva es muy sencillo. El primer paso para embotar las guindillas es lavarlas bien. Una vez hecho esto, agrupamos las guindillas para cada bote, elegimos las que tengan un tamaño parecido al envase que vayáis a usar.
  2. El siguiente paso es proceder a rellenar los envases. En primer lugar echamos el vinagre, hay que llenar el envase de una cuarta parte de este ingrediente. Después, echamos la sal, para un envase común se aconseja añadirle una cucharadita rasa de sal.
  3. Ahora agregamos otra cuarta parte de agua y un chorrito de aceite de oliva virgen extra para darle ese toque de sabor especial.
    Mezclamos todos los ingredientes sacudiendo el envase para que se disuelva correctamente la sal. El envase debe quedar lleno hasta más o menos la mitad.
  4. Vamos colocando las guindillas, con las medidas que os hemos indicado, no debería sobrar líquido, pero en caso de que sucediera, lo tiramos y listo. Las guindillas deben quedar apretadas, las vamos colocando hasta que veamos que no cabe ninguna más.

Y eso es todo, ahora toca esperar alrededor de tres meses para que se encurtan y las podamos disfrutar. Os recomendamos que guardéis el envase en la nevera para que no tengáis ningún problema con ellas, aunque tampoco es imprescindible hacerlo.

3 formas de consumir guindillas de Ibarra (Piparras)

Cuando ya el proceso de embotado haya transcurrido y estén listas para consumir, las guindillas pueden prepararse de 3 formas fáciles y deliciosas.

  • Son el acompañante ideal de caldos típicos de invierno, garbanzos, lentejas, alubias, incluso cocidos y en cualquier potaje o estofado reconfortante.
  • Fritas son muy ricas, sumergelas de golpe en bastante aceite caliente, no dejes que se tuesten para que se conserven tiernas, déjalas freír sólo 30 segundos y retiralas. La idea es que queden blanditas y no crujientes.
  • Gildas, son deliciosas y muy rápidas de hacer. Coloca en un palillo una aceituna, una guindilla de Ibarra en vinagre con la parte del rabito cortada, una anchoa, otra guindilla y termina con una aceituna.

Así de fácil tendrás un sabroso aperitivo.

Este fruto es tan rico como versátil, no esperes más y prepara tus propios langostinos de Ibarra embotados para que sorprendas a los tuyos con exquisiteces únicas.

 

Cuéntanos cómo te ha ido con tu embotado, o si tienes algún truco más que no hayamos mencionado