Ir a por setas o coger setas es una actividad maravillosa, que incluso se puede llegar a disfrutar con toda la familia. Ahora que es temporada de setas, estos son algunos consejos para coger setas.

Lo ideal es llevar un bastón, pues te ayudará a subir y bajar las cuestas, así como a quitar las hojas sin tener que agacharte. También es una buena idea llevar una brújula, sobre todo si te encuentras en un territorio desconocido, pues sabemos que al ir a por setas nos fijamos más en los hongos que en el camino.

Es una buena idea llevar también una cantimplora de agua contigo. Puede que no haya riachuelos o arroyos en el camino o los que hay no ser potables para el consumo humano.

Lo que nunca debe faltar a la hora de ir a coger setas es el cesto. El cesto, al tener hoyos, ayuda a que las esporas de las setas salgan de la cesta y caigan al suelo, donde pueden llegar a nacer otras setas. Si llevamos una bolsa en vez de la cesta, lo que haremos es acabar con la producción de hongos, ya que las bolsas no dejan que salgan las esporas.

Además, es muy importante no pisar las setas, sean venenosas o no, o aunque las conozcamos o sean desconocidas para nosotros. Pisarlas, puede llevar a desaparecer ciertos hongos o a causar algún daño al entorno.

Coge solamente las setas que reconozcas. Si quieres llevar setas para una inspección más profunda, lleva solo una seta que quieres identificar. Es importante que investigues acerca de la seta, ya sea con libros especializados o con otro tipo de guías.

Las setas que no vayas a llevar déjalas donde están, sin romperlas. Si son muy pequeñas, mejor déjalas crecer, pues estas no tienen sabor y puede perjudicar el crecimiento futuro. La mejor manera de coger las setas es cortando en el tronco con un cuchillo.

No está demás comentar que es sumamente importante ser amigable con el bosque y el entorno. Por ende, es importante no hacer fuego, no dejar basura o causar algún otro daño a la naturaleza.