Nada más reunirse y tomar el hamarretako, una veintena de cofradías se desplazaron a la Basílica de Santa María, donde acudieron a la misa de las 11:30 horas. Seguidamente, se dirigieron hacia el Ayuntamiento acompañados por trikitilaris y siendo objeto de la curiosidad llamando la atención con sus peculiares indumentarias, consistentes en capas coloridas y boinas o sombreros. El desfile pudo llevarse a cabo sin paraguas ya que durante su desarrollo no llovió.

Una vez reunidos en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, la Coral Eguzkilore fue la encargada de la apertura del XXXVII Capítulo, cautivando al público con sus piezas. Posteriormente el presidente de la Cofradía, Luis Mokoroa, procedió a la salutación de bienvenida y se hizo un breve repaso a los 50 años de historia de la Cofradía, con recuerdos de varios momentos de la trayectoria de este colectivo que defiende, por un lado, la tradición y modernidad en la Gastronomía Vasca, y por otro, la sostenibilidad en los hábitos de consumo y una vida más pausada como bases de una mejor calidad de vida.

Recibe un codigo de 7% de descuento en tu primera compra
al suscribirte a nuestro blog recibiras el codigo en tu correo electronico
Marketing by