Los pollos de caserío que poseen Eusko Label son unas aves que tienen un plumaje de color rojo y unas patas de color amarillo. Se trata de una selección genealógica, que tiene las siguientes características: son animales rústicos, con un crecimiento lento y que se adaptan a la cría al aire libre.

La alimentación de los pollos de caserío es natural, que se basa en cereales, de los cuales más de un 60 % es maíz. El sacrificio de estos animales se produce tras un mínimo de 81 días tras su nacimiento y tienen una producción tradicional. Con todo, el pollo de caserío con Eusko Label garantiza una carne sabrosa y jugosa que difiere de otros pollos que se encuentran en el mercado.

¿Cómo puedo reconocer el pollo de caserío?

Para que puedas identificar correctamente el pollo de caserío con Eusko Label, estos productos llevan una etiqueta numerada con el distintivo Eusko Label. Además, el pollo entero suele llevar una anilla numerada que se localiza en la pata y tiene la marca Eusko Label. En los comercios autorizados, se puede encontrar la venta tanto del pollo entero como en despieces.

Producto de calidad

Gracias a que el pollo de caserío con Eusko Label posee un estricto reglamento que ha sido creado por técnicos y productores en una colaboración conjunta, donde se establecen la alimentación, el sistema de producción, la ascendencia, el distintivo y la clasificación del producto.

Los pollos con la calidad Eusko Label son criados solamente en instalaciones ubicadas en la Comunidad Autónoma Vasca y tendrán la obligación de respetar el Reglamento Técnico del Pollo de Caserío Vasco con Eusko Label en concreto.

No solo eso, existe una supervisión estricta sobre los tamaños de producción, con una cantidad limitada de productividad que depende de las características de cada una de las explotaciones.