Como muchos sabrán, el talo se trata de un alimento vasco muy curioso. El talo es un producto que se consume en el País Vasco, Navarra y País Vasco francés muy similar a la tortilla que se consume en México y otros países latinoamericanos. Su masa es preparada con harina de maíz y agua, y después se cocina a la plancha.

A partir del siglo XVI se produjo una gran emigración vasca hacia América, de donde trajeron su versión de la tortilla que se consumía en este continente. Debido al clima y a los desniveles de los terrenos de la zona, era imposible sembrar agricultura de secano, pero el maíz se adaptó a la perfección. De esta manera, la harina de maíz resultaba mucho más barata que la de trigo, de ahí su consumo.

El talo se utilizaba como pan en los caseríos vascos y el sobrante se comía untado en leche para cenar. La generalización del pan de trigo a lo largo del siglo XX, gracias a la reducción de su costo, acabó prácticamente con el consumo del talo en los caseríos y actualmente se consume solo en días especiales o fiestas, acompañado con chistorra, queso o incluso chocolate.