La Fundación Valle Salado explota y comercializa la sal pura de las Salinas de Añana, en la localidad de igual nombre. La explotación salinífera se conoce desde la antigüedad. Está en la provincia de Álava.

El Río Muera posee manantiales de agua salada cuyo origen son los cursos subterráneos de agua, que atraviesan sedimentos de sal antes de salir a la superficie.

El producto

La sal de la marca Añana se presenta en varias formas: los chuzos de sal, finas estalactitas naturales; escamas de flor de sal, que se obtienen mediante técnicas artesanales; flor de sal de arbequina, escamas con una especial textura en boca con un recuerdo de aceite de virgen extra de arbequina; flor de vino: escamas de flor de sal con notas de frutos rojos y un recuerdo a madera de roble; sal líquida mineral, se forma cuando el agua dulce atraviesa los depósitos subterráneos de sal y la sal mineral.

Todas estos formatos se obtienen mediante técnicas tradicionales desarrolladas durante siglos.

Su calidad ha hecho que sean muy apreciadas en la alta gastronomía. Gastrónomos premiados en la Guía Michelín cuentan con esta sal para sus creaciones culinarias.

Cómo se elabora el producto

Cuando comienza el proceso de salinización se forman las llamadas flores de sal sobre la salmuera, con unas láminas finas y de formas irregulares que se recolectan de forma manual. Con estas finas láminas se elaboran los productos de la marca Añana.