¿Listo para un delicioso crocante? Prueba hacer estos tentadores corazones de alcachofas fritas. Es una receta sencilla que te encantará.

Empezamos limpiando las alcachofas, cortando la parte inferior del tallo y quitando las hojas duras externas. Vas a tener que quitar cerca de la mitad de las hojas para llegar a la sección interior tierna y, si lo deseas, puedes recortar las afiladas puntas de las hojas restantes también. Luego cortas la sección del corazón en láminas.

Pones a calentar suficiente cantidad de aceite de oliva en una sartén y, cuando esté caliente, dejas caer suavemente los corazones de alcachofa en el aceite, para que se cocinen de manera uniforme (unos 3-4 minutos) hasta que estén doradas. Por último les echamos sal, al gusto de cada uno.