El acto será el miércoles que viene y se iniciará con la presentación de la nueva cosecha en el Museo de la Sidra, a cargo del alcalde de la localidad Bixente Arrizabalaga. Este año, al ser la cosecha inferior a lo habitual, se calcula que se producirán 9 millones de litros, es decir, un 30% menos que la temporada anterior, cuando se alcanzó el récord de cosecha de manzana autóctona.

Posteriormente, uno de los sidreros de la Asociación de Productores de Sidra Natural de Astigarraga dará los datos de cata: sabor, color, astringencia, graduación, tradicionales en esta apertura de la temporada sidrera. Adelantan desde la Sagardoetxea que será «más aromática y con carácter, fresca en boca, sin resto de azúcares, con poca acidez y un final seco». Posteriormente, se plantará un manzano.