La cerveza es una bebida muy popular consumida en muchas partes del mundo. Sin embargo, hay personas que no toman cerveza debido a la creencia de que esta puede ser dañina para la salud. Nada más lejos de la realidad, la cerveza, siempre y cuanto se tome en la medida adecuada, es muy beneficiosa para la salud.

  • Reduce el riesgo de padecer una enfermedad cardiaca. Al igual que el resto de las bebidas alcohólicas, la cerveza, reduce el riesgo de padecer alguna de las enfermedades relacionadas con el corazón. Asimismo, incrementa el colesterol bueno, disminuye el malo y nos ayuda a bajar la presión arterial.
  • Ayuda a los riñones. La cerveza es excelente para mejorar el funcionamiento de este órgano.
  • Es fuente de muchos nutrientes, como fibra, vitaminas del complejo B, silicio, etc.
  • Reduce el riesgo de padecer diabetes.
  • Reduce el riesgo de padecer cáncer. Debido a que contiene muchos antioxidantes, la cerveza nos ayuda a mantenernos saludables y reduce las probabilidades de padecer cáncer.
  • Mejora la salud mental. Estudios han demostrado que las personas que consumen una cerveza al día son menos propensos a padecer la enfermedad de Alzheimer y tienen menos probabilidades de padecer accidentes cerebrovasculares. Según un estudio del 2005, mujeres de edad que bebieron una cerveza diaria poseían un mejor funcionamiento del cerebro que las que no la tomaron. Incluso el riesgo de deterioro mental bajó en alrededor de un 20%.
  • Mantiene los huesos fuertes. La cerveza contiene altos niveles de silicio, que está vinculado con la salud de los huesos.
  • Se asocia con una vida más larga. El consumo moderado de cerveza previene cerca de 26.000 muertes al año, debido a las menores tasas de enfermedades del corazón, derrames cerebrales y diabetes.