info@dastatu.com

Los pimientos de Gernika, una delicia culinaria

There have been 0 comments



Los pimientos de Gernika, aunque es un plato muy sencillo de hacer, ofrecen al comensal un sabor exquisito y único. Este producto se puede consumir sólo o también puede acompañar a algún otro plato como guarnición. Lo que no se puede negar es su suculento sabor, digno de los productos de la más alta calidad que garantiza su sello Eusko Label y la Denominación de Origen protegida que tienen los pimientos de Gernika.


La forma del Pimiento de Gernika es estrecho y alargado y tiene un tamaño que oscila entre los seis y nueve centímetros. Su textura es tersa y su color verde intenso. La producción del Pimiento de Gernika se lleva a cabo de mayo a octubre, aunque esto varía según las condiciones meteorológicas. Desde que se planta hasta su recolección son aproximadamente treinta y sesenta días.


Aunque posee el nombre genérico de Gernika, la producción de este pimiento no es exclusiva a esta la localidad vizcaína y sus cercanías, ya que el requisito geográfico es amplio. La exigencia es que este pimiento sea producido dentro de la zona del clima Atlántico del País Vasco que cuente con un índice de evapotranspiración real superior a 585 mm. Debido a esto, la producción de los pimientos de Gernika se puede realizar en las provincias de Bizkaia y Gipuzkoa y buena parte de Araba.


Estas zonas resultan idóneas para cultivar pimiento puesto que poseen una humedad relativa alta, junto a temperaturas moderadas y una baja oscilación térmica. Además, esta zona posee los suelos ligeramente ácidos y una circulación de aire que favorece el movimiento de polen entre las distintas plantas. Todo esto convierte a los pimientos de Gernika en un excelente producto de altísima calidad.




This post was posted in Productos Eusko Label, Productos

Deja un comentario