Reconocer los síntomas de deshidratación comienza con una comprensión de la deshidratación. Las víctimas de la deshidratación no tienen suficiente líquido (agua) en sus cuerpos para obtener nutrientes y oxígeno y llevarlos a los tejidos del cuerpo. En la mayoría de los casos, las víctimas pueden corregir la deshidratación al beber agua.

Las causas de la deshidratación incluyen:

  • agotamiento por calor
  • golpe de calor
  • vómitos
  • diarrea
  • nivel alto de azúcar en la sangre
  • ejercicio
  • el consumo de alcohol
  • el consumo drogas (legales o ilegales)
  • infección

Los síntomas

Es importante reconocer los síntomas de deshidratación temprana. Sin tratamiento, la deshidratación puede producir un shock. Los signos y síntomas de la deshidratación incluyen:

  • mareo
  • dolor de cabeza
  • orina oscura (puede tener un olor fuerte)
  • incapacidad para orinar
  • sequedad en la boca y la nariz
  • debilidad
  • náuseas y vómitos

El tratamiento para la deshidratación

La deshidratación ocurre cuando el cuerpo ha perdido demasiado líquido y electrolitos (sales de potasio y sodio). La deshidratación es particularmente peligrosa para los niños, que pueden morir de ella en cuestión de días. Aunque el agua es extremadamente importante en la prevención de la deshidratación, el agua purificada no contiene electrolitos. Para mantener los niveles de electrolitos, se pueden consumir caldos o sopas, que contienen sodio, así como los zumos de fruta, frutas suaves o verduras, que contienen potasio. Las bebidas deportivas pueden ayudar a restaurar los electrolitos. Sin embargo, lo más natural para hidratarse es el agua mineral.