¿Estás buscando nuevas opciones para cocinar tus anchoas? ¿Están en el refrigerador y ya no sabes con qué platos acompañarlas? ¡Pues no te preocupes más!

Antes de preparar estas sabrosas recetas necesitarás saber cómo hacer anchoas caseras. ¡Te resultará muy fácil gracias a nuestros consejos!

A continuación te daremos las mejores recetas de anchoas, aptas para realizar en la comodidad de tu hogar, sin necesidad de optar por las anchoas procesadas o compradas.

Como sabemos, las recetas de anchoas llevan su tiempo, sin embargo te daremos las mejores dos opciones que necesitas saber antes de hacer tus anchoas en el hogar. Con estos dos procedimientos conseguirás excelentes resultados, sin embargo esta decisión dependerá del sabor que buscas en ellas.

Cómo hacer anchoas en salazón caseras

La receta de anchoas en salazón es la más común y es la que más se utilizan en las anchoas comerciales que encuentras en el supermercado.

Esta receta la puedes encontrar con dos opciones para ti: de 72 horas, la opción más rápida de tener unas ricas anchoas caseras o también de 16 días, un proceso más lento pero del que no te arrepentirás.

Desde nuestro punto de vista, la preparación de anchoas tiene que ver mucho con el sabor que nace en el proceso de curación. Para esto es necesario saber cuánto tiempo quieres que los boquerones pasen por este periodo de curación, pues a más tiempo mayor será la concentración del sabor.

Para hacer sabiamente está elección es importante mencionarte que normalmente los boquerones que venden en latas pasan por un proceso de curación de aproximadamente un par de meses, sin embargo no pretendemos que tu proceso de curación tarde tanto tiempo.

Curación de 16 días

Para esta receta necesitarás:

  • Boquerones al gusto (los necesarios para cubrir tus porciones)
  • Sal de grano (sin refinar/moler)
  • Aceite de Oliva
  • Recipiente de cristal
  • Papel film
  • Recipiente de cristal con tapa

Procedimiento de elaboración:

Para este proceso deberás tomar en cuenta el periodo de curación, para que no interfiera con los planes de comida o cena.

Empieza limpiando los boquerones, quítales la cabeza y pártelos por la mitad, para poder sacar las espinas.

Después mételos en un bowl con agua y elimina todos los excesos de sangre y jugos del pescado, es recomendable hacerlo hasta que terminen de brotar completamente, porque puede modificar el sabor que estamos buscando.

Toma tu recipiente y empieza por colocar una capa de sal de grano en el fondo del recipiente (que sea generosa). Posteriormente coloca una capa de anchoas (boquerones) y después otra capa de sal nuevamente.

Repetirás este paso hasta terminar con los boquerones o hasta que el recipiente quede lleno, es muy importante que al finalizar pongas una última capa de sal.

Ahora envuelve la parte superior del recipiente con plástico film e introdúcelo en el refrigerador durante 8 días.

Durante este periodo las anchoas empezarán a supurar jugos que junto con la sal harán la curación, recuerda no abrir el recipiente en estos 8 días.

Pasados los 8 días procede a limpiar las anchoas con agua, quitando la sal y el exceso de jugos.

Coloca las anchoas en el recipiente de cristal con tapa y agrega aceite de oliva hasta cubrirlas completamente. Mételo nuevamente en el refrigerador para que repose otros 8 días.

Tras los 16 días del periodo de curación estarán listos para consumirse.

Curación de 72 horas

Esta curación es algo más sencilla, sin embargo las anchoas no tendrán el mismo sabor que las curadas durante 16 días.

El proceso es completamente el mismo, sólo se diferencia en el momento de meter las anchoas con sal para su curación, pues deberemos colocar algo con peso encima, como costalitos de cereales/semillas o también cualquier producto que ya tengas dentro de la nevera.

Esto te ayudará a que estén más compactos los lomos de los boquerones y suelten más rápidamente sus jugos.

Tendrás que dejar durante 48 horas las anchoas en curación y posteriormente deberás lavarlos y ponerlos en aceite de oliva por otras 24 horas. ¡Al final de esto ya podrás disfrutar de tus anchoas caseras!

Cómo hacer anchoas caseras de Santoña

Para esta receta necesitaremos lo mismo que en las anteriores, además de un paño de tela y un cuchillo fino para pelar.

Procedimiento:

El procedimiento es el mismo que los anteriores (opta por el que más te convenga de 16 días o 72 horas) pero la diferencia es que antes de meterlas en aceite, las anchoas deberán pasar por una compresión.

Previamente limpias en el chorro de agua después de su curación en sal, deberás exprimirlas en un paño húmedo. Coloca el paño húmedo en una superficie plana y empieza a colocar las anchoas de forma horizontal a lo largo y ancho de todo el paño, después enrolla el paño y exprime, deja que salgan todos los líquidos.

Después coloca las anchoas para su limpieza de piel. Con el cuchillo fino raspa suavemente la piel de las anchoas, se empezará a desprender y deberán quedar completamente limpias.

Por último, introduce las anchoas en un recipiente y coloca aceite de oliva hasta cubrirlas; deja reposar y listo, ¡ya tienes tus anchoas caseras de Santoña!

Anchoas caseras en aceite

Todas las recetas de anchoas tienen que pasar por el aceite, ya que este es su método de conserva y es el único que puede lograr que su sabor no se modifique, sin embargo, puedes acompañarlas igualmente de aceite al servirlas.

Para esta receta necesitarás: perejil, ajo y aceite de oliva al gusto. (Esto dependerá de cuánto te gusten estos ingredientes).

plato con anchoas

Pica los ingredientes, el ajo en pequeñas láminas o rodajas y el perejil finamente picado en pequeños trozos.

Ahora bien, tomarás los boquerones previamente hechos con cualquiera de las otras recetas ya mencionadas y en otro recipiente (mejor con tapa) los tendrás de dejar reposar.

Coloca una capa de boquerones al fondo del recipiente y pon una capa de ajo y perejil al gusto, agrega aceite de oliva sin que queden completamente cubiertos. Sigue agregando capas hasta terminar con todas las anchoas que quieres preparar y los tapas, deja reposar en el frigorífico durante 24 horas y estará listo para servir.

Anchoas caseras en vinagre

Está receta es algo distinta a las anteriores, sin embargo se seguirá utilizando el método de curación con sal.

Limpiaremos las anchoas como anteriormente ya mencionamos, pero después de enjuagarlas en el chorro de agua las meteremos a macerar en agua con hielos para que se anule la sangre por completo.

Luego procederemos a ponerlas en un recipiente y cubrirlas con vinagre de manzana y agua (recomendamos que sean cantidades iguales de agua y vinagre) hasta que queden completamente cubiertas. Este proceso durará entre unas 5 y 6 horas, después de esto las anchoas tomarán un color más blanco por el vinagre.

Escurrimos las anchoas y las ponemos en un recipiente de cristal con tapa. Luego agregamos aceite de oliva hasta cubrir por completo.

Anchoas en conserva caseras

El proceso de conservación de las anchoas es muy sencillo, sin embargo, es muy importante que tengas bajo supervisión tus anchoas.

La conservación de las anchoas se consigue con el aceite de oliva tal y como que te hemos estado mencionando en cada una de las recetas anteriores. Es por eso por lo que deberás supervisar tus anchoas ya que en el caso de que el aceite de oliva deje de cubrirlas por completo las bacterias pueden modificar el sabor de las anchoas y por consecuente su posterior descomposición.

¡Puedes elegir la receta que más te guste y tenerla en conserva en tu nevera!

 

Ya has visto que las anchoas son un ingrediente ideal para acompañar un plato o una comida de picoteo. Desde Dastatu te animamos a probar estas deliciosas recetas de anchoas y compartir con nosotros tu experiencia.