Emilio Luengas y Javier Martín son los propietarios del txakolí Nuestra Señora de La Antigua. Es una marca emprendedora ya que iniciaron la elaboración del único vinagre de txakolí del País Vasco.

La empresa está ubicada en la localidad de Orduña, en la comarca de Nerbioialdea, en la provincia de Vizcaya. El txakolí de la marca Nuestra Señora de La Antigua cuenta con la Denominación de Origen Txakolí de Vizcaya.

El producto

El txakolí Nuestra Señora de La Antigua es de color amarillo pálido, límpido y brillante. En nariz tiene aromas frutales, propios de la variedad, en boca es fresco, suave y ligero.

En cuanto al vinagre de txakolí, su elaboración es una forma de aprovechar el txakolí que no acepta el Consejo Regulador por exceder la cantidad de la permitida por la Unión Europea. Desde su salida al  mercado tuvo una muy buena acogida entre los clientes habituales. 

Cómo se elaboran los productos

El txakolí Nuestra Señora de La Antigua se elabora con la variedad de uva Hondarribi Zuri, Riesling y Sauvignon blanc. Está presente en actos de promoción turística e institucionales, así como en actividades formativas y escuelas de cocina

En cuanto al vinagre de txakolí, su elaboración es a partir de la materia prima del txakolí. Se usa el método tradicional: se introduce en barricas de madera, se añade la bacteria Mycoderma aceti y se alimenta con bacterias de mieles de la zona de Orduña.

Pasados cuatro meses se obtiene un líquido miscible que por fermentación se transforma en el vinagre de txakolí.