¿Eres de los que se fijan de dónde provienen los alimentos que consumes regularmente? Pues enhorabuena, porque si eres un consumidor habitual de productos alimenticios locales, estás consumiendo alimentos de mayor calidad, precios más asequibles y estás provocando un menor impacto ecológico al entorno natural. Además, estás ayudando a promover la economía de tu zona por lo que estás haciendo una excelente elección.

Cada vez hay un mayor desconocimiento sobre los productos alimenticios, de dónde provienen, cuál es la época de consumo ideal para cada uno de los productos, etc. Esto ha sido resultado, principalmente, de la creación de invernaderos y de la importación de productos provenientes de distintas partes del mundo. Gracias a eso, podemos disponer de naranjas todo el año, por ejemplo, cuando esta fruta es una fruta de invierno.


No te puerdas


Las Mejores Recetas de Internet

Disfruta, disfruta y disfruta,  comer bien es un placer!

La paradoja consiste en que ese desconocimiento, está ligado a una preocupación cada vez mayor sobre lo que consumimos. Muchos evitan ingerir transgénicos, colorantes, pesticidas, etc. que se ha comprobado puede dañar nuestro organismo. La mejor forma de evitar consumir alimentos de este tipo es acudir a la compra de productos de la región.

Los productos locales, cercanos, la mayoría con sus respectivos sellos de calidad, son en sí mismos garantía de que vas a consumir alimentos naturales y de excelente calidad. Se trata, además, de productos que están ligados totalmente a la temporada, con lo cual garantizamos que estamos consumiendo los productos ideales para cada época del año.

¿Cuáles son considerados los productos locales? Son aquellos que provienen de lugares cercanos a tu residencia, a una distancia de alrededor de 100 kilómetros, aunque esto no es exacto, por obvias razones. Esta distancia dependerá, en gran medida, de los productos que vayamos a comprar, puesto que algunos de ellos estarán más lejos debido al tipo de clima, tipo de producción, etc.

Una de las grandes ventajas de consumir los productos de temporada es que el alimento a consumir estará en su mejor momento de maduración. Esto es porque no pasa mucho tiempo entre la recogida y el consumo del producto. Además, se reduce el coste de transportación, por lo que el precio final puede resultar más barato. Sin embargo, lo más importante es que con el consumo de productos locales reducimos el impacto ecológico de nuestro medio natural y consumimos productos de temporada.