En los últimos dos años las abejas han estado desapareciendo a un ritmo alarmante. Los apicultores de los Estados Unidos y Europa han informado que sus abejas están dejando la colmena y en vez de volver como suelen hacer, simplemente desaparecen.

Bautizada como el problema de colapso de colonias, esta epidemia ha sido una gran preocupación para los productores de alimentos del mundo. Las colonias de abejas son vitales para la polinización de las plantas, ya que sin ella, no dan fruto.

 

¿Qué es el problema de colapso de colonias?

En los últimos años, se han presentado muchas hipótesis en cuanto al porqué las abejas no están regresando a sus colmenas. Algunos creen que el cambio climático global está confundiendo a las abejas, mientras que otros dicen que la radiación electromagnética atmosférica de las torres de telefonía celular está interfiriendo con los mecanismos de navegación de las abejas. Otros, por su parte, creen que los parásitos pueden ser responsables de la desaparición de las abejas.

De todas maneras, la causa que ha provocado el problema de colapso de colonias, es desconocida. Sin embargo, un estudio reciente ha demostrado una evidencia significativa de que los plaguicidas utilizados en la agricultura están directamente relacionados con la disminución de la población de abejas en la última década.

Aunque esta investigación proporciona una fuerte evidencia del papel que los pesticidas pueden jugar en el problema del colapso de colonias, sigue sin completarse nuestra comprensión del extraño nuevo comportamiento de las abejas.

 

Tan solo el tiempo dirá la causa exacta del trastorno del colapso de colonias. Sin embargo, debido a este problema, este año por ejemplo ha sido una muy mala temporada para la producción de miel en nuestro territorio y solamente habrá miel milflores.

Esta es sola una de las consecuencias de la desaparición de las abejas, pero hay que tener conciencia de que la ausencia de abejas puede traer problemas mucho más graves y trascendentales.