«El número de participantes es prácticamente el mismo que el del año pasado, sólo que algunos dispondrán de un poco menos de espacio con el fin de garantizar el paso por las calles en caso de que surgiera una emergencia», explicó el concejal de Ferias y Mercados , Iñaki Gorroño.
La disminución de casetas está motivada también por las obras que se están llevando a cabo en la plaza Domingo Alegría, ubicada en el centro urbano, y que ha obligado a cerrar al tráfico una de sus calles contiguas.
De acuerdo a la normativa municipal, la feria del Último Lunes acogerá únicamente la participación de productores que se encuentran inscritos en el registro de explotaciones del Departamento foral de Agricultura. «También pueden entrar los que pertenecen a organizaciones del ámbito autonómico, siempre que su agrupación haya sido invitada», matizó Gorroño.
Una oferta abundante
Los puestos se distribuirán a lo largo de las calles Juan Kaltzada, Industria, Artekalea, Ocho de Enero y San Juan. El área del Pasealeku también estará incluida dentro del recinto ferial, que mantendrá abiertas sus puertas desde las 9.00 a las 15.00 horas. Como en años precedentes, el mayor número de casetas -77- estará dedicada a la venta de quesos. Un total de 48 ofertarán género hortofrutícola, mientras que 33 mostrarán sus trabajos artesanales.
La feria se completará con 25 mostradores de venta de pan y pastel vasco, 24 dedicados al txakoli, 15 a maquinaria agrícola, 13 de frutas, 12 de conservas, 7 de sidra y 6 de miel. «La oferta se completará con otros tres productores de huevos, derivados de la leche y flores», añaden.
El programa contará también con los tradicionales concursos en los que se premiarán las mejores hortalizas, frutas, plantas ornamentales, txakoli, miel y queso. El nombre de los galardonados, entre los que se repartirán 3.000 euros, se dará a conocer a partir de las 13.30 horas. Poco después, dará inicio uno de los momentos más esperados de la jornada, con la subasta del medio queso ganador. El año pasado se cotizó a 7.700 euros. Su recaudación se destinará un año más a la residencia local de la Calzada.