La mandrágora es una planta de la familia de las solanáceas, empleada principalmente por sus propiedades anestésicas y supuestamente mágicas. Esto está estrechamente relacionado con la belladona y puede causar delirio y alucinaciones si se ingiere en cantidades suficientes. Se dice también que la mandrágora ayuda en la fertilidad de las mujeres. Hay cuatro especies, todas pertenecientes al género Mandrágora y con propiedades relativamente similares.

Un ingrediente común en la medicina y hechizos mágicos desde la antigüedad hasta la Edad Media, la mandrágora sigue usándose en la actualidad en una escala menor. Su uso como droga está documentado ya en el año 200 A. C., cuando los sitiados cartagineses les dieron a las tropas romanas vino con mandrágora con el fin de matarlos en su estado eufórico. Es también un antiguo anestésico, utilizado para sedar a pacientes antes de varias operaciones. En este contexto, la mandrágora solía ser inhalada.

La mandrágora ha tenido durante mucho tiempo connotaciones místicas, tanto por su efecto narcótico como por su aspecto similar a un ser humano. Según el folklore, la raíz humanoide grita cuando se tira de la tierra y el ser humano que lo escucha ensordece o pierde la razón, en versiones más extremas de la leyenda cae muerto.

Por consiguiente, se inventaron técnicas para la recolección de la raíz, uno de los más conocidos consiste en llenar los oídos con cera y engañar a un perro para sacar la raíz. Otra leyenda macabra que rodea a la mandrágora sostiene que la planta crece en donde un hombre se ha ahorcado.

Se crean o no dichas leyendas, lo cierto es que la mandrágora tiene algo misterioso y místico que atrae a muchas personas. Sin embargo, lo ideal es probar un licor de mandrágora que contiene cantidades que nuestro cuerpo puede soportar sin que causemos ningún daño a nuestra salud.

Recibe un codigo de 7% de descuento en tu primera compra
al suscribirte a nuestro blog recibiras el codigo en tu correo electronico
Marketing by