Para hoy os traemos un aperitivo muy sencillo de hacer y que tiene un ligero toque picante. Se trata de una receta de deliciosas guindillas fritas. Una verdura que ofrece múltiples beneficios para la salud y que gusta a cualquier comensal.

Beneficios de las guindillas

La guindilla es rica en vitaminas, más que nada la A, E, C y hierro. Es por ello que las guindillas son un alimento que tenemos que tener muy en cuenta para nuestra salud. Más allá de las vitaminas, las guindillas contienen capsaicina, el compuesto responsable del picor en la boca, pero se trata de una substancia antioxidante que, además, es auxiliar en el dolor.

No sólo eso, las guindillas también son buenas para mitigar el arteriosclerosis, ya que tiene propiedades vasodilatoras y anticolectorol, que aunada a la acción de la vitamina PP, que hace elásticos los capilares, y a la vitamina E, que aumenta la oxigenación de la sangre, es ideal para poseer una buena circulación. Las guindillas también son buenas para el artristis y reumatismos.

Ingredientes de la receta de guindillas fritas para cuatro personas:

Elaboración de la receta de guindillas fritas:

En primer lugar limpiamos las guindillas y las secamos bien. Ponemos una sartén con aceite de oliva virgen extra a fuego medio. Una vez el aceite de oliva caliente, echamos las guindillas a la sartén. Las hacemos hasta que se doren, pero teniendo cuidado de que no se lleguen a quemar. Las retiramos en un plato previamente forrado con papel absorbente. Una vez retirado el extra de aceite, sazonamos las guindillas con sal gorda y servimos. On egin!