Espinacas frescas Dastatu
Aceite de oliva virgen extra
2 cucharadas colmadas de queso crema
Masa brisa (280 grs. harina, 85 grs. aceite de oliva virgen extra, 100 ml. de agua y una pizca de sal)
1 huevo para pintar

 

 

 

 

PREPARACIÓN:

Limpiamos bien las espinacas y las troceamos.
En un wok o sartén grande calentamos un poco de aceite y salteamos las espinacas, al principio casi no caben, pero enseguida pierden su volumen y en unos minutos estarán listas. Salamos ligeramente, dejamos que se enfríen.

Mientras, hacemos la masa mezclando todos los ingredientes y amasándola. La dividimos en dos mitades, una de ellas la podemos congelar para otra ocasión que siempre viene bien tener esta masa ya preparada para una quiche, unas empanadillas, etc.

Una vez que se han enfriado las espinacas las mezclamos con el queso crema.
Estiramos la masa con ayuda del rodillo, que nos quede fina y cortamos dos círculos, uno de 16 cms. de diámetro y otro de 18 cms.

 

 

 

 

Sobre el círculo más pequeño ponemos las espinacas en la parte exterior y un montoncito en el centro, como se ve en la foto.
Tapamos esta base con las espinacas con el otro círculo un poco más grande. Lo sellamos ayudándonos con un tenedor.

Marcamos el centro de la masa con una tacita, sin que se llegue a cortar.
Hacemos cortes en forma de radio separados sin llegar al centro.
Con la mano le damos un giro de izquierda a derecha a cada corte.
Pintamos toda la superficie con huevo batido.

 

 

 

 

Horneamos en el horno precalentado a 180º de 25 a 30 minutos.
Podemos comerlo recién hecho o frío, a nuestro gusto.
Emplatado en bandeja de Klimer.

Como sobraba algo de masa y de relleno, hice también una empanadilla un poco grande, parecen el sol y la luna.

Buen fin de semana!!!

Receta: La cocinera de Bétulo

Recibe un codigo de 7% de descuento en tu primera compra
al suscribirte a nuestro blog recibiras el codigo en tu correo electronico
Marketing by