Una de las bebidas favoritas de los vascos es su tradicional sidra. Se cree que es una de sus bebidas originales y su fortaleza sigue siendo la parte norte de Gipuzkoa, con sus numerosas casas de sidra o sagardotegiak.


Los primeros registros escritos sobre elaboración de sidra y la bebida se remontan a los siglos XI y XII. Históricamente casi todos los caseríos vascos tenían un huerto de manzanas (Sagasti) y numerosos apellidos vascos y los topónimos están relacionados con el cultivo de las manzanas o la producción de la sidra.

La recolección de manzanas era tradicionalmente una actividad comunal y la sidra fue la bebida favorita de los balleneros y pescadores vascos en sus viajes de larga distancia a Groenlandia y Terranova.

¿Cuáles son los orígenes de la sidra?

Los orígenes de la sidra nos transportan a una de las primeras sociedades agrícolas. Parece que era una bebida favorita del antiguo Egipto y, más tarde, consumida por los griegos. Cuando los romanos se trasladaron a la Península Ibérica hace dos mil años, observaron la presencia de la sidra en las regiones del norte.
Algunos le dan crédito de ello a los célticos. Con los árabes, que tomaron el control de Iberia más tarde que los romanos, expandieron la producción de sidra con sus técnicas agrícolas avanzadas. Sin embargo, como otros muchos productos vascos, no se conoce un determinado origen de la sidra del País Vasco.

La producción

En Euskal Herria, sagardoa (literalmente “vino de manzana” en euskara) se procesa de forma natural. Está hecha de manzanas selectas Las variedades incluyen Errezilla, Abalia, Altza, Andoain, Anarre, Arjentino, Burgo, Gorri, etc. Estas variedades de manzana son generalmente más amargas con un mayor contenido de ácido.
Durante la primera etapa de la fermentación la mezcla se convierte en un líquido de color rojizo, dulce y pegajoso llamado “mosto”. La sidra vasca no se decanta, por tanto, la fermentación no sufre ningún retraso. Como resultado de ello, la sidra mantiene su fuerza hasta que se embotella.

La sidra vasca contiene alrededor de 5 % de alcohol y desde las grandes barricas se embotella más tarde, junto con un poco de sedimento natural, ya que no se filtra.