Si eres de los que piensan que necesitas comer menos para reducir las calorías, te equivocas, ya que hay una deliciosa forma de evitar esa ecuación. Al añadir más verduras a un plato, puedes hacer que cada porción se sienta amplia y satisfactoria, mientras que consumes menos calorías en general. De hecho, un estudio reciente reveló que el puré de verduras o las verduras en general, añaden más beneficios de lo que uno jamás pudo pensar a los platos.

En el estudio, realizado por la Universidad Estatal de Pennsylvania, los participantes recibieron tres comidas diarias, como el pan de zanahoria para el desayuno, macarrones con queso para el almuerzo, y cazuela de pollo y arroz para la cena. Cada participante recibió una receta normal o la versión, ya sea con una pequeña o una gran cantidad de puré de verduras oculta en ella. Todas variaciones tenían el mismo volumen, pero cuanto más puré contenían, menos calorías tenían.

Los resultados fueron notables. Los participantes que recibieron la mayor parte de sus comidas con puré comieron alrededor de 350 calorías menos y dos porciones adicionales de verduras al día, sin siquiera darse cuenta.

Ese tipo de diferencia en calorías puede sumar medio kilo de pérdida de peso cada 10 días, por no hablar de los posibles beneficios para la salud de las verduras adicionales. Lo más importante, las personas que recibieron la mayor cantidad de puré reportaron estar tan satisfechos con el sabor y la cantidad de sus alimentos como los del grupo estándar.

En este sentido, agregar verduras a nuestros platos, ya sea en forma de puré o de cualquier otra forma, es un ingrediente secreto para una alimentación saludable. Esto, aunque se conozcan sobradamente los beneficios de comer frutas y verduras.