Sidra natural EKO PETRITEGI

Sidra natural EKO de Petritegi

Doble click en la imagen para abrir/cerrar

Alejar
Acercar
Más vistas
  • Sidra natural EKO de Petritegi

Disponibilidad: En existencia

3,42 €

La sidra natural PETRITEGI EKO es una sidra de producción ecológica.
Para su elaboración se utilizan las manzanas de los propios manzanales ecológicos de la sidrería, así como manzanas de cultivo ecológico de diferentes proveedores.

En boca apreciaremos la frescura que nos aporta su ligero punto de acidez, vestido de numerosas notas afrutadas.

Se trata de un producto sostenible, respetuoso con el medio ambiente y con nuestra salud.

Información adicional Sidra natural EKO PETRITEGI

Marca Petri
Provincia de procedencia Gipuzkoa
Comarca de procedencia Donostialdea-Beterri
Población de procedencia Astigarraga
Productor Petritegi Sagardoak SL
Presentación Botella de cristal
Caducidad 2 años
Recomendaciones de conservación Mantener en lugar fresco y seco
Capacidad 75 cl.

Detalles

Ingredientes:
Manzanas para sidra de cultivo ecológico 100% procedentes del País Vasco.

Características organolépticas y sensoriales

Vista 
Amarillo pajizo con Ligera turbidez propia de la sidra natural.
Equilibrada presencia de carbónico de origen endógeno o “txinparta”.

Olfato/Olor
Aromas afrutados y sensación de intensa frescura y limpieza.

Gustativo 
En boca apreciaremos la frescura que nos aporta su punto de acidez, en armonía con un ligero amargor que aporta una terminación perfecta.

Producto no filtrado, con el tiempo tiende a reposar parte de sus propiedades en el fondo de la botella.

Antes de abrir, se recomienda poner la botella boca abajo y agitarla para homogeneizar la sagardoa.
El vaso, para obtener la máxima expresión de la sagardoa, debe ser ancho y fino.

A la hora de servir se aconseja levantar ligeramente la botella para que la sagardoa golpee el cristal del vaso y seguidamente degustar sus propiedades.

Una vez abierta, se recomienda tomarla en un tiempo corto y poner el corcho para conservar la frescura de la sagardoa.

Se recomienda consumir dentro de los 15 meses después de su embotellado.

Se recomienda almacenar el producto en un lugar fresco y sin grandes oscilaciones de temperatura.